Resistencia y sororidad: nuestra forma de estar en internet

Por cuarto año consecutivo la ONG chilena Derechos Digitales ha preparado el resumen Latin América in a Glimpse, un informe que funciona como un recuento anual de lo más relevante ocurrido en América Latina en materia de tecnología y derechos humanos, nos sentimos muy honradas por haber sido incluidas e invitadas a presentarlo.

Esta edición fue dedicada al intrincado vínculo entre género, feminismo e internet y las respuestas que, desde esta parte del mundo, distintos grupos de mujeres estamos dando a esta relación compleja, problemática y difícil.

En el resume se hace visible el trabajo de 29 iniciativas de 15 países de Latinoamérica, que como bien dicen nuestros amigos de Derechos Digitales, son poderosamente inspiradoras.

Entre ellas hemos sido incluidas cuatro iniciativas de Centroamérica, donde destacan nuestro FemHack, evento en el que también participaron las otras tres iniciativas de nuestra región incluídas en el informe: Ciberfeministas de Guatemala, Chicas Hacker de El salvador y TICas de Costa Rica.

¿Cómo vemos y vivimos las mujeres latinas el mundo de internet y las tecnologías?

“Como ciberfeministas nos movemos en dos espacios diferentes y en ambos encontramos resistencias. En los espacios feministas, el tema tecnológico no es una prioridad; y en los espacios tecnológicos, nuestras posiciones feministas causan mucho rechazo”. Gema Manzanares, EnRedadas.

“Internet, ese medio que nos prometía relaciones horizontales, fue mutando en un entorno privatizado, ultra concentrado e hiper vigilado, del cual las mujeres estamos siendo, una vez más, excluidas”. Ciberfeministas Guatemala

“Las mujeres debemos construir alternativas al modelo de negocios en el que se basa la industria digital; creemos que otra economía digital es posible y las mujeres tenemos la responsabilidad y la posibilidad de proponer otra alternativa a la sociedad digital”. Kemly Camacho, Sula Batsú.

“Hoy día, cuando hablamos de red, la gente ya piensa en Facebook, Twitter, redes sociales. Y a nosotras nos interesa disputar esta palabra, porque las redes son mucho más que eso, son conexión entre mujeres, diálogos, cuerpos”. Lulú Barrera, Luchadoras.

“La red es nuestro altavoz y nuestro pasamontañas”. La Imilla Hacker.

“Está claro que la violencia machista dentro y fuera de internet nos impide a las mujeres disfrutar y ejercer nuestro derechos plenamente”. Amalia Toledo, Fundación Karisma.

“El conocimiento y acceso a la tecnología todavía es predominantemente masculino y elitista, lo que corrobora que las mujeres, principalmente las de escasos recursos, continúen excluidas del mundo digital”. Carla y Fernanda Sánchez, Empoderamiento de la mujer.

“Queremos re-tomar las tecnologías, usarlas de manera feminista y autónoma. Esto significa tener el control sobre lo que estamos utilizando, pero también contar con la posibilidad de experimentar, errar, no tener miedo de meterse en esos espacios”. Narrira Lemos y Steffania Paola, Cl4ndestina.

Tejiendo redes: encuentros de mujeres en torno a la tecnología

Justo ahí, en la 6ta sección del informe se reconoce la labor de EnRedadas a través de la experiencia del FemHack Centroamerica 2017 y como amplían en la descripción, lo que nos mueve para impulsar este tipo de eventos es la sororidad, esa necesidad de crear vínculos y alianzas entre mujeres para hacer frente juntas a los problemas sociales y con eso logramos lo que buscábamos con el FemHack de este año, reunir a casi 100 mujeres de Nicaragua y Centroamérica para que pudieran contar con un espacio seguro que les permitiera conocerse y compartir sus aprendizajes en torno a la tecnología.

A propósito de este tema y el panel en el que estuvimos presentes a través de María Martha Escobar y que compartimos junto a Joana Varon (Brasil) de Coding Rights, y Angie Contreras (México), bloguera, participante del Youth Observatory y ISOC, moderado por Valeria Betancourt, de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones, estuvimos conversando sobre los modos en que re-apropiamos espacios en el ecosistema de internet y la importancia de las instancias donde podemos conocernos, compartir y trabajar juntas.

Por aquí les compartimos las principales preguntas y algunas de nuestras reflexiones.

La primera pregunta fue: ¿cuál es el valor del encuentro físico entre mujeres para conocer, habitar y apropiar la red?, ¿Cómo se entremezcla nuestro ser digital con los contextos locales donde vivimos?

De entrada se nos viene a la mente el concepto “multitud de soledades” planteado por una de nuestras autoras favoritas, Remedios Zafra, al momento de hablar de internet… en ese contexto vemos la necesidad de generar espacios que favorezcan ese encuentro entre mujeres, recordarles que no están solas y que entre todas tenemos la oportunidad de crear conocimiento colectivamente, resignificar los procesos de aprendizaje y mentoría, reconociendo las capacidades y saberes de cada una y compartirlo con otras en espacios seguros.

Otra virtud del encuentro entre mujeres es poder salir de esa lógica publica que caracteriza el internet y volver a lo personal, privado y cercano para generar confianza y poder compartir las experiencias de lo que nos pasa en la vida on line, donde también se reproducen las violencias y exclusiones estructurales.

¿Cómo es esa internet que imaginamos? ¿Qué es lo que debemos cambiar? ¿Cómo la estamos construyendo juntas? ¿Qué necesitamos para hacerla realidad y cómo vamos en ese camino?

La utopía feminista de internet es que sea un espacio más sororo. Queremos una internet feminista donde las mujeres tengamos la libertad de ser y hay muchas cosas que tienen que pasar para lograrla: siendo la principal que sea un espacio libre de violencia machista.

Para construirla, estamos haciendo varias cosas desde distintos lugares y enfoques, parte de nuestro trabajo en EnRedadas consiste en  visibilizar los aportes de las mujeres y además estamos promoviendo la autodefensa digital feminista para prevenir y mitigar la violencia.

¿Qué aprendizajes nos deja el trabajo presencial, bien sean encuentros esporádicos o procesos de largo aliento? ¿Cuáles son los límites de este trabajo? ¿Qué hace falta para potenciarlos más? ¿Cómo podemos articularnos en distintas latitudes? ¿Cómo lo estamos haciendo?

Encontrarnos nos enriquece y oxigena nuestras lógicas locales y particulares, desvirtualizarnos nos permite tejer redes más fuertes, conectar luchas, compartir saberes y acuerparnos luego en internet.

Al encontrarnos con otras podemos compartir las estrategias de creatividad y resistencia que estamos usando para habitar la red siendo mujeres, feministas y latinoamericanas.

Para ampliar las reflexiones en torno a esta presentación, preparamos este Storify:

Nuevamente agradecemos la oportunidad de ser parte de esta edición de Latin América in a Glimpse, y a pesar de no asistir físicamente, tuvimos el placer de compartir en línea y así conocer más el trabajo y las reflexiones de otras activistas y organizaciones.

Ser parte de esta experiencia nos motiva a seguir trabajando desde este rinconcito del planeta, nos vemos en 2018!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s