2018 y 2019: Alto índice de violencia hacia las mujeres en los anuarios de la Policía Nacional

Carmen Herrera Vallejos y Agustina Cáceres

El discurso oficial del Estado de Nicaragua ha sido el de implementar una política de género; llegando a ser incluido en la lista de los 10 de los países más avanzados en igualdad de género, según ONU Mujeres en una publicación de septiembre 2020; que luego fue eliminada. La actual administración aprobó la Ley 779 contra la violencia hacia las mujeres en 2013, y sus consecuentes reformas, catalogadas como inconstitucionales;  pero las cifras oficiales no han podido ocultar los altos índices de violencia machista en el país. 

Sólo entre los años 2018 y 2019, las denuncias oficiales de violencia hacia las mujeres hechas a la Policía Nacional suman 92,883; lo que corresponde a 38,224 en 2018 y 54,659 en 2019, con una diferencia entre un año y otro de 16,435 denuncias más en 2019.

A continuacón, presentamos un análisis desde los indicadores anuales de la Policía Nacional de los años 2018 y 2019, a fin de que sirvan como referentes y material de consulta a la hora de analizar los estragos de la violencia hacia las mujeres, niñas y adolescentes en los últimos años y sus consecuencias deplorables para las mismas. Destacamos que aunque las estadísticas nos ayudan a identificar la gravedad de la violencia: no todos los casos son denunciados.

Entre los indicadores a analizar están: las características de las mujeres víctimas de delitos y faltas a nivel nacional 2018 y 2019; la violencia intrafamiliar, que incluye: violaciones, abuso sexual, e intimidación.

Femicidios y estadísticas 

Entre la tipología de los delitos considerados graves contra la vida de las mujeres, como es el femicidio, los registros oficiales dan cuenta de 23 casos en el 2018 y 21 en el 2019, muy por debajo de los datos que aportan las organizaciones feministas que se dedican a documentar casos; que dan cuenta que en esos años se dieron 61 y 63 casos respectivamente. La Policia Nacional, en el anuario de 2018, reporta además que 27 mujeres fueron asesinadas. 

Las reformas a la Ley 779 reducen la aplicación del delito de femicidio “en el marco de las relaciones interpersonales de pareja”.  Esta aplicación limitada permite que las estadísticas oficiales sobre femicidios en Nicaragua se mantengan bajas en relación a los otros países de la región y cumplir con las metricas internacionales para la reducción de la violencia contra las mujeres. 

Si se suman los 23 casos de femicidio y los 27 casos de asesinato a mujeres en 2018,  da un total de 50 casos y si a los mismos se agregan los parricidios que oficialmente se registran 10, la cifra alcanza 60 casos: siendo así sólo un caso menos a la cifra reportada por organizaciones feministas: 61 femicidios de 2018. 

En el 2019, el Observatorio por la Vida de las Mujeres, registró 63 casos de femicidios, mientras la Policía tipificó sólo 21 casos como femicidios; y mostró que ese año tuvo como víctimas mujeres en las siguientes categorías: 14 homicidios, 4 parricidios, 4 homicidios imprudentes, 14 asesinatos y 21 femicidios, sumando todos estos datos da 57 casos de mujeres asesinadas, lo que responde a un porcentaje del total validado por el Observatorio del 90.4%.

Cabe destacar que, para la oficialidad, los asesinatos de niñas menores de 13 no se incluyen en la categoría de femicidios, sino en homicidios, parricidios, homicidio imprudente y asesinatos, llegando a un total de 11 niñas en estas categorías en el 2019. 

La casa sigue siendo el escenario de los asesinatos a las mujeres y de la violencia machista

De los 23 femicidios reconocidos en el informe policial del 2018, 14 fueron en su casa de habitación; 9 en la vía pública; de éstos, 15 fueron con arma blanca; y 6 con armas cortopunzantes y otro tipo de instrumentos nocivos; 2 fueron con armas de fuego. Esto evidencia que en Nicaragua se mantiene vigente “que el hogar es «el lugar más peligroso» para las mujeres”, según denunció la ONU en 2017. 

Sobre violencia sexual, el Anuario Policial da cuenta que en 2018 hubo 383 violaciones a menores de catorce años: 300 de estos ocurrieron en sus casas de habitación; 46 en la vía pública y 36 en otros lugares; mientras en la categoría violación agravada, suman 244 denuncias, de las cuales 191 fueron en sus casas, 2 en centros de diversión, 2 en centros de estudio y una en el centro de trabajo.

La policía recibió en el 2018: 1,505 denuncias de mujeres por intimidación y amenazas, y en el 2019 fueron 1,439; dando un total de 2,944 acusaciones en dos años. De este total 2,471 ocurrieron en sus viviendas, mientras 379 fueron en la vía pública y 84 en otros lugares. Estos “delitos menos graves” como los definen los informes oficiales de ambos años, se realizaron 713 con arma blanca, 40 con armas de fuego y 660 con otros instrumentos nocivos. Estos datos demuestran el alto grado de violencia que viven las mujeres producto del sistema patriarcal que normaliza la constante amenaza a las mujeres en sus propias viviendas.

En el 2019, el informe reconoce 21 femicidios, ocurridos 11 en casas de habitación de las víctimas; 9 en a vía pública; uno en otro lugar. 5 con arma de fuego, hay un aumento en el uso de este instrumento en relación al dato del 2018; 13 con arma blanca y 3 con otro tipo de herramientas.

En cuanto a los delitos en contra de la libertad e integridad sexual, se recibieron 1,895 denuncias. Entre estas variables están, 332 violaciones; ocurridas 231 en la casa, 94 en la vía pública; 4 en centros de trabajo; 1 en un centro de diversión; 1 en un centro de estudios; 19 en otros lugares no especificados.

La alta tasa de violaciones a menores de 14 siguió en ascenso en este año con un total de 395; registradas 321 en las casas que habitan; 42 en lugares públicos; 6 en centro de trabajo; 4 en centros de diversión; 3 en centros de estudio y 19 en otros sitios no determinados en el informe policial.

“La violencia sexual es un evento traumático, es decir que deja una herida y una huella en la memoria de la víctima”, reconocen organismos internacionales que luchan por los derechos de las mujeres. Esta violencia afecta a una de cada tres personas en el mundo, por lo que debe ser considerado un problema de salud pública y “debe haber una respuesta conjunta de muchas instituciones del Estado, la sociedad y las familias”, según la Organización de Naciones Unidas, ONU.


*Una producción de EnRedadas y el Observatorio por la Vida de las Mujeres*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s